Saludos desde este pequeño rincón del mundo que es Galicia (España). Este blog está pensado para compartir información, experiencias y materiales para la clase de religión católica. Espero que a todos os sea de utilidad.
Gracias por vuestra visita.

27 jun. 2013

ICONO DE NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO

Es un icono representativo de la Theotokos, de la Madre de Dios con su Hijo, ya crecido, en brazos. Según el papel que ejerce la Virgen en la salvación de los hombres, se suele distinguir tres categorías de iconos marianos:
  • La Virgen que enseña el camino: Hodigitria.
  • La Virgen de la ternura: Eleusa.
  • La Virgen de la Pasión: Strastnaia.
¿Quién no percibe a simple vista en nuestro icono del Perpetuo Socorro este triple mensaje?
Nos muestra el camino hacia Dios, porque María franquea la puerta al Verbo para que se haga hombre y realice nuestra redención y abra así a toda la humanidad la puerta de acceso a la plenitud de vida en Dios. Su mano derecha señala a Jesús a quien hemos de seguir.
Es Madre de ternura, porque su rostro y sus ojos, aunque marcados por cierta gravedad, más que tristeza, derraman bondad y ternura maternales.
Es sobre todo Virgen de la Pasión por la escena que representa: la visión de su Hijo niño, que se asusta ante los instrumentos de la Pasión que le presentan los arcángeles Miguel y Gabriel, mientras Ella amorosamente lo protege entre sus brazos. Los ángeles como "portadores de trofeos" conectan con el sentido glorioso de la Pasión.
Esta gran riqueza de contenido, convierte a nuestro icono en un pequeño tratado de Mariología, capaz de colmar tanto las exigencias de un teólogo como el sentimiento popular del pueblo sencillo.

DESCRIPCIÓN DEL ICONO:
La imagen o icono original del Perpetuo Socorro está pintado al temple sobre madera. Mide 53 cm. de alto por 41,5 cm. de ancho. Sobre un fondo de oro destacan cuatro figuras. En el centro, llenándolo todo como protagonistas, la Virgen y el Niño; y en un lejano segundo plano, los dos arcángeles Miguel y Gabriel con los instrumentos de la Pasión. Según costumbre oriental, cada personaje está identificado por una inscripción griega en abreviatura.
La Virgen se nos muestra sólo de medio cuerpo y en actitud de pie. Viste túnica de color rojo abrochada en el cuello y un manto azul marino que la cubre desde la cabeza. Bajo el manto apunta una cofia verde mar, que recoge y oculta sus cabellos. Tiene sobre la frente dos estrellas. Las coronas de oro y pedrería del Niño y de la Madre son regalos del Capítulo Vaticano para su coronación.
El Niño descansa sobre el brazo izquierdo de su Madre y se agarra con ambas manecitas a la mano derecha de la Virgen, buscando protección, al contemplar los instrumentos de la Pasión que le aguarda. Su figura es de cuerpo entero, vestido con túnica verde, ceñida con faja roja y de su hombro derecho cuelga un manto de color rojizo marrón. Tiene entrecruzadas las piernas y lleva los pies calzados con simples sandalias, con la peculiaridad que la del pie derecho queda suelta y colgando. Todo es simbolismo.
Los instrumentos que presenta San Gabriel son la cruz griega de doble travesaño y cuatro clavos. San Miguel, la lanza y la esponja. Ambos arcángeles ocultan sus manos que sostienen un pomo con los símbolos de la Pasión. Los abundantes pliegues y sombreados de las vestiduras van profusamente marcados en oro.

ABREVIATURAS GRIEGAS ESCRITAS SOBRE EL ICONO
  • MP OY (Meter Theou): Madre de Dios (en los ángulos superiores del icono).
  • O AP M (O Arjanguelos Mijael): el Arcángel Miguel (sobre el arcángel que está a la izquierda del que mira).
  • O AP G (O Arjanguelos Gabriel): el Arcángel Gabriel (sobre el arcángel que está a la derecha del que mira).
  • IC XC (Iesus Jristos): Jesucristo (a la derecha de la cabeza de Jesús Niño)

MENSAJE DEL ICONO
Hecha la descripción del icono, debemos preguntarnos: ¿qué quiere decirnos? ¿Qué mensaje pretende transmitirnos?
La interpretación general es clara. Los arcángeles Gabriel y Miguel presentan a Jesús niño los instrumentos de su Pasión futura. Al contemplar esta dramática visión, el Niño, en su condición de hombre mortal y pasible, se asusta y se estremece y en un brusco movimiento busca socorro en los brazos de su Madre, a cuya mano se aferra con fuerza. El susto y movimiento brusco del Niño están expresados por la contorsión de piernas, el repliegue del manto y la sandalia desprendida.
El icono representa la realidad teológica completa de la Redención por la Pasión Gloriosa. Los instrumentos de la Pasión no son sólo presagio de dolor y muerte, aparecen en las manos "veladas" como trofeo y símbolo de victoria lograda.
Todo Icono es espacio de culto y contemplación espiritual. Está pintado para nosotros. Por eso la Virgen no está mirando al Niño para consolarlo, como sería lo más habitual, sino que se sobrepone al dolor de su Hijo y al suyo propio, y endulza benignamente su rostro, para ofrecer el que la contempla una mirada llena de acogida y de ternura y un mensaje de esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario